Diez razones para viajar en avión por Europa

28 Ago Diez razones para viajar en avión por Europa

Pagos con tarjeta bancaria - TravelgenioLas vacaciones de verano en los últimos tiempos están concentrándose en la península así como en los archipiélagos por cuestiones, en un principio, económicas. En realidad, los destinos turísticos europeos que suelen ser descartados en un principio por resultar más costosos se terminan por equiparar en precio al presupuesto que se suele aplicar en los diferentes destinos turísticos españoles.

Esta ilusión de “barato” que se suele tener en las ciudades autóctonas se da por el hecho de no coger el avión y conocer el idiomas así como las costumbres pero tal hecho se disipa ante la realidad que es que, desde que se hace la reserva, hasta el balance final de las vacaciones los gastos se equiparan si se viaja al extranjero o se veranea en el propio país.

Por qué viajar a Europa

  • Control de gastos exhaustivo. Puesto que la noción generalizada es que Europa es cara (la mayor parte de las ciudades están al mismo nivel de Madrid en prácticamente todos los aspectos, salvo en el caso del alcohol y algunos restaurantes), los viajeros tienden a utilizar más la economía doméstica y gestionan mejor sus gastos por lo que es habitual encontrar a usuarios que saben llevar sus cuentas más fielmente en este tipo de viajes.
  • Cultura diferente. A pesar de que países como Italia o Francia parecen estar muy cerca, cada uno dispone de una cultura y tradiciones propias que pueden ser muy atractivos. Esto sin tener en cuenta la gastronomía y monumentos típicos que en cualquier país europeo no decepcionará.
  • Porque se puede viajar sin pasaporte. De hecho, se puede viajar sin pasaporte y sin documentos como los visados. Salvo en el país ruso, en el resto no es necesaria ninguna documentación especial salvo el documento nacional de identidad.
  • Desconexión de la rutina. Si lo que se pretende es olvidarse por unos días de la rutina más cercana, visitar otro país colaborará a ver otras realidades y poder experimentar nuevas experiencias que dejarán un sabor inolvidable.
  • Cruceros, otra manera de conocer Europa. Uno de los motivos por los que merece la pena viajar por Europa es porque dispone de numerosas ofertas de viajes. Desde los típicos paquetes vacacionales, pasando por viajes románticos hasta llegar a los cruceros por los fiordos noruegos o el Mediterráneo.
  • Practicando idiomas. Parece una razón muy simple pero lo cierto es que con una mínima preparación con las frases básicas se pueden tener muchas nociones de inglés, con lo cual siempre resultará muy interesante optar por ello.
  • Conocer gente diferente. Si se viaja al extranjero por primera vez, conocer ciudades como Londres puede impactar principalmente por tratarse de una población en la cual lo que prima es la diferenciación. En ella se podrán encontrar todo tipo de personas diferentes con su propia historia. Una excusa para hacer amigos y conocer un entorno distinto.
  • Ofertas disponibles. Hay un sinfín de ofertas que disponen de diferentes ciudades o zonas a conocer y que suele tener un precio muy asequible con el hotel y vuelo incluidos. Conocer estas ofertas será sencillo puesto que proliferan por la red.
  • Atravesar Europa en tren. Si viajar en avión a cualquier ciudad europea en la actualidad es una manera muy sencilla de moverse entre países diferentes, el tren es el correspondiente para conocer los lugares más insospechados dentro de una misma región. En la actualidad existen grandes posibilidades obtener bonos para realizar varios viajes por países europeos y estos pueden ser un aliciente para moverse por Europa.
  • Ampliar horizontes. Conocer siempre es positivo y normalmente trae adicción por lo que no será extraño que resulte perfecto para el visitante.

Consejos útiles en los viajes por Europa

El mayor problema que encara el turista español cuando viaja al extranjero es el tema idiomático. Mientras que si se viaja a países como Rumanía o Italia será fácil hacerse entender por la raíz similar del lenguaje, en otros como Inglaterra o Alemania toma especial relevancia el idioma inglés. De hecho, esto va mucho más allá puesto que incluso en países de habla no inglesa como Alemania es posible entenderse en inglés. Lo mismo ocurrirá si se viaja a los países nórdicos. Por ello se hace especial hincapié en que el viajero opte por aprender idiomas. De esta manera será mucho más probable que tenga posibilidades de salir adelante así como de llevar unas experiencias más enriquecedoras al poder comunicarse.

Como recomendación en materia de alojamiento, merece la pena destacar que resultará mucho más rentable el apartamento en determinadas ciudades como París, Londres, Berlín o Dinamarca en las que el alojamiento tiende a ser costoso y la alimentación no es mucho más asequible para el bolsillo. El presupuesto total lo agradecerá. Sin embargo, en el caso de que se prefiera Europa del Este, resultará mucho más interesante optar por un hotel puesto que en estos países suelen estar mucho más baratos. En definitiva, el mejor hospedaje es el que resulta más asequible para el bolsillo.

Así pues en lo que se refiere a documentación, se recomienda llevar el modelo E-111 relacionado con la asistencia sanitaria así como contratar un seguro de viaje en el caso de que este sea superior a una semana, puesto que los sistemas sanitarios de cada país son diferentes y están sujetos normalmente al pago de determinados servicios. Por esta razón será vital conocer bien las leyes y actuar en consecuencia con el objetivo de no tener que estar sufriendo una enfermedad y tener que aguantar largas colas de espera o bien la imposibilidad de ser atendido.