Hasta pronto Varsovia

10 Jun Hasta pronto Varsovia

Varsovia - TravelgenioEmpezar por la mañana dándose un baño en la piscina del International Warsaw es todo un lujo para cargar las pilas antes de comenzar el tour por Varsovia.

La primera parada ha sido el guetto judío, donde la historia habla por sí sola. Varsovia, antes de la II Guerra Mundial, tenía alrededor de 2 millones de habitantes, y un tercio de la población era judía. De hecho, tras Nueva York era la ciudad con más judíos a nivel mundial y, sin duda, la primera a nivel europeo.

Como decíamos, con la II Guerra Mundial, se levantó un muro en el que recluyeron a más de 400.000 personas de origen judío, tanto fue así, que ni siquiera a los comerciantes les dejaban venderles nada de sus tiendas.

En una parada en el Monumento a los Judíos Caídos, hemos escuchado la historia de la enfermera Elena Sendlerova, que salvó a más de 2500 niños del guetto, enterrándose su documentación en frascos de cristal y en sitios ocultos para cuando pasara la época de represión.

Varsovia sublevó el 12 de abril de 1943 con ayuda de las armas que le facilitó la resistencia. Como respuesta, dinamitaron la sinagoga judía. Este hito histórico tiene su monumento en la Krasins Square.

Pese a toda la represión sufrida por los nazis, el sentir del pueblo polaco era de temor a que los soviéticos les liberaran porque intuían lo que finalmente pasó, acabaron con la ocupación nazi para seguir durante un largo periodo de tiempo con la ocupación soviética. Ante esto, Hitler arrasó Varsovia, pudiendo salvarse alrededor de 62000 personas gracias a los túneles subterráneos.

Interesante es también, de camino, pasar por la casa donde nació la que posteriormente fue conocida como Marie Curie. Ganadora de dos Nobeles, en la fachada de su casa se puede ver un dibujo que la conmemora.

Siguiendo el paseo, llegamos a la Plaza Mayor, cuyas terrazas son de las más vistosas de la ciudad para hacer un descanso. Como curiosidad, en uno de sus laterales, está la figura del famoso basilisco, mitad dragón, mitad gallo. La catedral de la capital polaca tiene unos colores increíbles. En este país, la gran mayoría es católica.

Ya de camino al llamado Paseo Real, nos encontramos con la parte posterior del propio Palacio Real, de color rojo. De ahí hasta el Palacio de Wilanow, iba la comitiva para cambiar de residencia en verano.

Una sorpresa más que agradable nos llevamos al ir al concierto de piano al aire libre en el Lazienk Park. Aproximadamente una hora de concierto, con una pianista de lujo que reprodujo las partituras del famoso Chopin mientras el público escuchaba en la esplanada de césped tomando el sol. Eso sí, de repente, al final, la lluvia también quiso ser protagonista.

La comida en el Belvedere, un restaurante acristalado en mitad del parque nos hizo degustar jabalí y salmón. Mientras llovía fuera, el escenario no podía ser mejor.

De ahí al aeropuerto, donde por culpa de un retraso llegamos de milagro al vuelo que nos conectaba con el tercer y último destino del airberlin around the world: Abu Dhabi.