Increíble viaje por las ciudades del Danubio

17 Mar Increíble viaje por las ciudades del Danubio

Budapest, Hungría - TravelgenioEl Río Danubio se desliza por numerosas ciudades de 10 países europeos, principalmente del centro y el este de Europa.

Sus aguas tocan ciudades tan bellas como Budapest, Bratislava, Belgradom, Viena o Ratisbona. Junto con estas ciudades, aparece prácticamente siempre Praga dentro de los circuitos, por lo que también será incluida en los recorridos.

Aunque hay muchas más localidades, nos centramos en estas diez que son, para nosotros, las principales en las que podréis disfrutar de las mejores vistas de este río, cuyo delta, está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

No es solo este ya que el famoso puente de las cadenas (chains bridge) en Budapest también porta este calificativo de honor.

El hydrofoil o cómo hacer cruceros entre Praga, Budapest, Viena

Sus precios son algo más costosos que en el caso de los trenes o autobuses pero, por supuesto, merece la pena. Nos hemos enamorado de estas ciudades por contar con unas magníficas vistas, unos lugares espléndidos y las mejores de las condiciones para aquellos viajeros que quieran conocerlo todo en las urbes europeas.

Viaje por las ciudades del Danubio

De Ratisbona a Praga

El casco histórico también ha sido tocado por el calificativo de patrimonio de la Humanidad, y no es para menos. El centro de Ratisbona es un claro ejemplo de la belleza de Baviera. Sus callejuelas y casas alemanas, algunas de ellas datan de la Edad Media, merecen un café en alguna de sus terrazas y, al menos, dos noches para conocer algunos de los tesoros principales de la ciudad. Un viaje por las ciudades del Danubio puede empezar por la bella Ratisbona y, desde esta ciudad, hacer un crucero rumbo a Praga.

Mediante cruceros de hasta 9 días es posible conocer todas las ciudades que median entre Praga y Viena con travesías que engloban esta ciudad alemana.

No obstante, el tren también es un medio de transporte interesante para acceder a Praga desde Baviera. Czech Transport es una de las compañías más insignes al respecto y ofrece viajes en trayectos de solo ida por unos 44 euros. Praga es una ciudad, antaño económica, ahora no tanto. Por ello, merece la pena descubrir alojamientos económicos del tipo B&b, a galope entre los hostels y los hoteles que suelen ofrecer desayuno y alojamiento como su ropio nombre indica.

De Praga a Viena

Es la ruta de los cruceros de centro europa por antonomasia y también una de las que más aportan, culturalmente hablando. Los tesoros de Praga están liderados por el reloj viejo así como el casco histórico, la iglesia de San Nicolás o el castillo de Praga. También la catedral de San Vito o el callejón del oro son lugares interesantes que se pueden conocer en esta ciudad, aunque hay que reconocer que todo Praga, desde el principio hasta el final, enamora.

Llegar a Viena en crucero, tren o autobús es sencillo desde Praga ya que está situado a unas tres horas en autobús. Merece la pena el crucero, en cualquier caso. Viena es una de las joyas de centro Europa y no es poco habitual que los residentes en las ciudades cercanas como Bratislava o Budapest se acerquen a Viena siempre que puedan ya que el ambiente que se respira en esta ciudad es maravilloso, bohemio, sublime.

De Viena a Budapest

Acudir a la ópera se nos sale de presupuesto seguramente, ya que en esta ciudad está especialmente caro. Si os parece, esperamos a llegar a Budapest, donde ir a la ópera es igual de sublime y mucho más barato, y nos adentramos ahora en la bella ciudad de Viena, con su catedral, con su parlamento o el palacio Schönbrum. Todo en esta ciudad es belleza y nosotros lo sabemos. Es por ello que nos apasiona Viena hasta un punto insoportable.

Considerada la joya del Danubio por excelencia, Budapest aúna las tres Bes – además del nombre de la propia ciudad – bueno, bonito y barato. Los viajeros que hayan acudido a Praga o a Viena, incluso a Ratisbona, notarán una enorme diferencia entre estas otras ciudades y Budapest. La urbe de las tres ciudades le puede ofrecer numerosas maravillas tales como el palacio de Buda, el Bastíon, el castillo emulando al castillo de Vlad y mucho más. Todo ello con la garantía de que todo viajero disfrutará de las maravillosas oportunidades que se le presenten.

De Budapest a Bratislava

También accesible desde Viena, Bratislava es lo que se denomina una ciudad muy económica que permite moverse libremente por su entorno y que, además, cuenta con un centro histórico interesante. Su cercaní con Viena, a tan solo 50 kilómetros, y con Budapest, situada a unos 200 kilómetros, les permite a los viajeros la posibilidad de gozar las mieles de un crucero, ya que cuenta con trayectos desde Bratislava a Viena por unos 18 euros la ida que pueden ser espectaculares par descubrir toda suerte de maravillas.

De Budapest a Belgrado

Otra ruta alternativa es la que se dirige hacia Belgrado. Nos enamora conocerla y, sobre todo, descubrir que la capital Serbia está más resplandeciente que nunca. Esta urbe es bella a propósito a pesar de no haber tenido la suerte de ser igual de anunciada que Budapest, Viena y Praga. Merece la pena viajar en Czzech transport que propone precios en tren por 44 euros la ida, ideal para ir entre 15 y 20 días ya que Serbia tiene mucho qué ver.