Villa de Besalú: viaje a la edad media

07 Feb Villa de Besalú: viaje a la edad media

Girona - Turismo y vuelos baratos con TravelgenioEn la provincia de Girona -comarca de la Garrocha- y a cabo entre las localidades de Olot, Banyoles y Figueras, se esconde un rincón espectacular que alberga entre sus maravillas un alto porcentaje de edificios centenarios: es la Villa de Besalú.

Visitar el pueblo de Besalú es entrar en la Edad Media a través de su espectacular Pont Vello Puente Viejo, un hermoso enclave con una larga tradición histórica feudal que ha conservado su esencia durante siglos en su importante casco histórico, constituyendo un destino de gran encanto rural que ofrece al visitante una gran oferta cultural, artística, de ocio y una gastronomía de las mejores de la región.

En esta zona del interior de Cataluña abunda el atractivo romántico de un pasado medieval que se refleja sobre todo en sus construcciones tomando todo el protagonismo y que es como viajar a otra época, siendo una experiencia única e inolvidable.

Villa medieval catalana

En Besalú destaca sobre todo por encima de todas las demás construcciones el Puente Viejo (Pont Vello), protagonista de la mayor parte de las fotografías que el viajero realiza al llegar al pueblo, una espectacular obra de ingeniería que da paso al maravilloso casco histórico de la villa cruzando las aguas del río, sobre el que se levanta con una particular forma angular.

En el pueblo, elevado a 150 metros, encontramos otros monumentos históricos importantes como el Castillo, documentado en el siglo X y levantado en el cerro donde se observan los vestigios de la canónica de Santa María. La iglesia del Monasterio benedictino de Sant Pere de Besalú y San Julián, los baños judíos, el antiguo Hospital de Peregrinos, la Casa Cornellá –ejemplo perfecto de arquitectura románica civil en buen estado- , la Iglesia de San Vicente y la hermosa sala gótica del Palacio de la Curia Real, el Miqve y la Sinagoga son otras de las eminentes construcciones de origen medieval de la Villa que no dejarán indiferente a nadie.

Este destacado patrimonio heredado de la comunidad judía, en su día próspera en la villa condal, data de entre los siglos X y XV, destacando los edificios de los siglos centrales XII y XIII, a los que se vuelve en la mejor época para visitar la villa en el mes de septiembre, cuando se celebra la fiesta medieval que llena las calles de caballeros, hidalgos, señores feudales, campesinos o mesoneros.

El tradicional mercado medieval, también presente en otras localidades de origen feudal, se combina con actividades lúdicas, con talleres y música, siendo una oportunidad única de recorrer la villa mediante una visita guiada a cargo de un personaje histórico del lugar.

Y para reponer fuerzas después de una maravillosa visita al casco viejo antes de continuar callejeando por el siglo XIII nada mejor que degustar la mejor cocina de interior catalana en alguno de los estupendos restaurantes del casco viejo, como Cal Tronc o El Poste, con la cocina más tradicional y los sabores de la tierra.

Alojamiento en Besalú

Una escapada de fin de semana al pueblo medieval de Besalú es toda una experiencia para los sentidos. La villa tiene una buena oferta de alojamiento para los visitantes con pequeññños hoteles y fondas que siempre dan un buen servicio al huésped, como el Hotel Fonda Siqués, que dispone de unos precios muy económicos para que el visitante disfrute de las excelencias artísticas de los monumentos de Besalú, cuyo conjunto otorga al pueblo una monumentalidad única.